Tu anuncio aqui gratis!

Un día de spa diferente con gigolos en Alicante

Hacía tiempo me merecía un descanso. Salir de la rutina, tomarme unos días para relajarme y mimar mi cuerpo era ya casi una necesidad inevitable.

 Fue así que decidí ausentarme unos días, dejé mi empresa a cargo de mi hijo Jorge y le dije que me iría unos días a un spa para regresar revitalizada y descansada. Jorge estuvo de acuerdo en que necesitaba descansar y bromeando me dijo que tuviera cuidado en qué tipo de spa me metía, no fuera a ser que terminara en uno de esos frecuentados por gigolos de Alicante.

 Me reí de su comentario, pero en realidad la idea quedó dando vueltas en mi mente. ¿Cómo sería pasar la noche con un gigolo  y más aún, que se sentiría pasar algunos días con gigolos en Alicante dispuestos a complacer a una mujer hasta en el más mínimo de los detalles.

 Tras pensarlo toda la noche, al otro día tomé el teléfono y reservé estadía para dos en un spa algo retirado de la ciudad y que se caracterizaba principalmente por tratarse de un lugar discreto y poco concurrido.

 Luego de asegurarme las reservas para la próxima semana, me decidí a llamar  una de las tantas agencias que había descubierto en Internet, preguntando por gigolos Alicante. Les expliqué que necesitaba un acompañante para un spa por unos cuatro días.

 En la agencia me dieron una lista de nombres de gigolos que podría acompañarme sin problemas esos días y me dijeron que viera sus perfiles en Internet y escogiera el que fuera de mi agrado.

 Luego de un rato de ver todos los perfiles de los gigolos de Alicante me decidí por Alan, un joven rubio de ojos color almendra y n cuerpo sensacional que me impactó desde el primer momento.

 A la otra semana, cuando llegó el momento de ir al spa con  Alan, las cosas transcurrieron de maravilla. La agencia donde lo contraté me aseguró que se trataba de uno de sus mejores gigolos Alicante y; ciertamente, cumplieron absolutamente con todo lo que esperaba superando mis expectativas.

 En el spa disfruté de los mejores tratamientos, del relax del increíble lugar y del mejor sexo que jamás hubiera imaginado que era posible tener con gigolos Alicante.

 Disfrutamos cada día al máximo y finalizada la semana retomé mis tareas habituales tomando por costumbre cada tanto un retiro a algún spa con la mejor compañía que cualquier mujer pueda desear: los gigolos Alicante.